El hombre razonable

El hombre razonable

Joaquina Pires-O’Brien

‘El hombre razonable ‘es el título de uno de los 23 ensayos de mi libro publicado en noviembre de 2016 por Amazon. He escogido este tema por dos razones. El primero fue la curiosidad que tuve cuando encontré el tema por primera vez, cuando trabajaba como intérprete en un proceso de accidente de trabajo. El segundo fue la realización inmediata de lo importante que es el hombre razonable para el buen funcionamiento del Estado, y por tanto de la sociedad. Es obvio que la sociedad no puede prescindir de los individuos excelentes y de los genios, pero ella necesita también del hombre razonable, que, por conocerse a sí mismo, sabe reconocer la excelencia y la genialidad. En contraposición al hombre razonable, hay el hombre mediocre, que no se conoce a sí mismo y abraza la mediocridad simplemente por ser su zona de confort.

La idea del hombre razonable puede ser trazada desde la antigüedad. El corresponsal de la razonabilidad en la antigua Grecia era la phronēsis (φρόνησις), o sabiduría práctica; El hombre razonable de la antigua Grecia era el hombre de phronēsis. En su libro Menón, Platón muestra un diálogo de Sócrates en el que éste afirma que la phronēsis es el atributo más importante para aprender, aunque no puede ser enseñado y tiene que ser adquirido a través del autodesarrollo. Para Sócrates, el hombre poseedor de la phronēsis era aquel capaz de discernir cómo y por qué actuar virtuosamente y, además, alentar esa virtud práctica en otras personas.

Al final de la Edad Media, el filósofo Baruch Espinosa (1632-77) escribió que no hay nada más útil en el mundo que un hombre razonable. Espinosa definió al hombre razonable como el que cultiva el autoconocimiento. Para él, tal objetivo no hace al individuo más especial o menos humano, y sí, perfectamente humano. Cuanto más razonables los hombres, más útiles se convierten en la sociedad. Por la misma tabla, la sociedad es tanto más virtuosa cuanto mayor es su riqueza en ciudadanos razonables.

La descripción que Espinosa dio del hombre razonable está más para el superhombre excelente imaginado por Friedrich Nietzsche que para el hombre medio del Derecho. En el derecho inglés, por ejemplo, es un individuo de un nivel educativo razonable, pero común; Tal nivel educativo presumido no es el superior y sino el medio, aún así, suficiente para permitir una determinada capacidad de razonar acerca de las cuestiones prácticas del día a día.

La clase media es, para los filósofos políticos, el eslabón de la democracia. Cuando, en 1903 los legisladores de Inglaterra y del País de Gales incorporaron el concepto del hombre razonable en el derecho, la imagen de éste era la de un proverbial pasajero dentro del autobús de Clapham, entonces un tranquilo suburbio de Londres y lugar de residencia de ingleses de la clase media. Sucede que Clapham cambió completamente con la expansión de Londres después de la Primera Guerra Mundial. Esta expansión fue mayor en el curso del Támesis, pues amalgamó una gran cantidad de pueblos que hasta entonces poseían una existencia independiente. Los vecinos de Clapham también fueron cambiando, incluyendo el proverbial pasajero del autobús. Si elegimos al azar un autobús que hace el trayecto de Clapham a Camdem, otro ex suburbio amalgamado al Gran Londres, es muy probable que la mayor parte de los pasajeros estar formada por extranjeros que trabajan en el sector de servicios. Puede ser que muchos de esos individuos sean razonables, aunque no parezcan en nada con el hombre inglés en el autobús de Clapham, en 1903.

Así como los ingleses necesitan reflexionar más sobre su hombre razonable típico, también los brasileños, argentinos, mexicanos, etc., necesitan reflexionar sobre su hombre medio. ¿Es él mediocre o razonable? ¿Se mediocre, cómo hacer para educarlo? Si es razonable, cómo aprovechar mejor su razonabilidad?

                                                                                                                                               

Joaquina Pires-O’Brien es una brasileña que estudió en Brasil, Estados Unidos e Inglaterra, y obtuvo su PhD por la Universidad de Londres en 1991. Publicó sus primeros ensayos y reseñas en la revista Contemporary Review, entre 1999 y 2008, y A partir de 2010, en PortVitoria, revista electrónica de actualidad centrada en la cultura ibérica, que ella misma fundó y continúa editando (www.portvitoria.com). En 2016 publicó el libro El hombre razonable y otros ensayos (2016), una colección de 23 ensayos sobre los más diversos temas de la civilización occidental, en portugués y en español, y disponible en todos los portales de Amazon. US $ 9.99; Kindle ed. $2.99.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s